Visitas por Skype y teledermatología: Speak English, French and Catalan
TELF: 932 800 361

Prevención del cáncer de piel

La principal medida que podemos llevar a cabo para la prevención es la protección solar. Las radiaciones ultravioleta del sol son el principal factor de riesgo que nosotros podemos controlar (no podemos controlar nuestros factores genéticos ni otros factores), por lo cual es de vital importancia tenerlo presente e incorporar medidas de fotoprotección a nuestra vida diaria. Puede parecer obvio, pero el sol no solo nos afecta cuando vamos a la playa, el sol está en el cielo y nos afecta todos los días, cuando vamos a dar un paseo, a hacer deporte, relajarnos en una terraza de un bar, en la montaña, practicando deportes en la nieve, etc. Muchas personas piensan que se protegen porque usan crema solar cuando van a la playa, pero es importante no olvidar otras situaciones en las que nos exponemos al sol sin ser conscientes de ello. Además de utilizar cremas de fotoprotección solar, es importante pensar en otras medidas, como son las ropas para cubrirnos, el uso de sombrero, gafas de sol, sombrilla en la playa, etc. En cuanto a las cremas, es importante usar una fotoprotección alta o muy alta (50 o 50+), que proteja tanto de las radiaciones UVB como de las UVA. Recientemente la mayoría de farmacéuticas ya han incorporado la protección frente a UVA, que se simboliza en el envase del producto mediante un UVA rodeado de un círculo. Cuando veamos este símbolo sabremos esa crema contiene por lo menos una protección frente a UVA del 50% que el factor de protección que indica en el envase. Por ejemplo, una crema fotoprotectora 50 que lleva el círculo UVA tiene protección 50 frente UVB y por lo menos protección 25 frente UVA. Es importante aplicar una adecuada cantidad de producto y reaplicar cada 2 horas o después del baño.

Otra forma de prevención es realizar un diagnóstico precoz. Aunque de esta forma no prevenimos que aparezca el cáncer de piel, sí que podemos diagnosticarlo a tiempo y prevenir su crecimiento y posibles complicaciones. Personas con elevado número de lunares, con pieles que han recibido la radiación solar durante muchos años o con antecedentes familiares de melanoma, es conveniente que realicen revisiones periódicas con su dermatólogo y que consulten de forma rápida ante cualquier lesión sospechosa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.