Visitas por Skype y teledermatología: Speak English, French and Catalan
TELF: 932 800 361

Tratamiento y manejo del melánoma

El tratamiento de elección es la extirpación quirúrgica completa de la lesión. Una vez extirpada, se determinará el grosor del melanoma y otras características histológicas que confieren mas o menos riesgo, y en función de esto se decidirá la actitud a seguir:

  • Melanomas in situ (sin capacidad invasora) o melanomas muy delgados de <0,75 mm de grosor sin otros factores de riesgo: Se volverá a realizar una nueva intervención quirúrgica para ampliar los márgenes de la cicatriz y asegurar así que la zona queda limpia. Se extirparán 0,5 cm en el caso del melanoma in situ, y 1 cm en los otros melanomas.
  • Melanomas de grosor > 0,75 mm o con otros factores de mal pronóstico: Se ofrecerá al paciente la posibilidad de realizar una biopsia selectiva del ganglio centinela. Esta técnica permite identificar el primer ganglio linfático donde drena la linfa de la zona donde estaba situado el melanoma, se considera que este ganglio sería la primera estación donde irían las células del melanoma en el caso que se hubieran extendido desde la piel. Si este ganglio está sano no es necesario realizar más cirugía, pero si el ganglio se encuentra afecto con células de melanoma se procederá a realizar una linfadenectomía, que es la extirpación de todos los ganglios de ese territorio. En la misma intervención se procederá a ampliar la zona de la cicatriz del melanoma, 1-2 cm lateralmente según el grosor del mismo, y también en profundidad hasta la fascia muscular.
  • Melanoma + afectación ganglionar detectada mediante palpación, ecografía ganglionar o punción ganglionar: Se realizará un estadiaje completo mediante escáner (TAC o PET-TAC +- Resonancia Magnética cerebral) para detectar afectación de otros órganos. Si se descarta la afectación de otros órganos se realizará linfadenectomía + ampliación de la cicatriz del melanoma. Si hay otros órganos afectados se derivará al paciente a oncología para valorar tratamiento sistémico con los nuevos fármacos para melanoma metastásico.
  • Melanoma + metástasis en órganos: Se derivará al paciente a oncología para valorar tratamiento sistémico con los nuevos fármacos para melanoma metastásico. En los últimos años se han desarrollado diversas terapias para el tratamiento del melanoma metastásico. Se tratan de terapias diana (anti-BRAF, anti-MEK) e inmunoterapia (Ipilimumab, anti-PD1).

En todos los casos, el paciente deberá realizar un seguimiento estrecho por parte de su dermatólogo para detectar posibles recurrencias, progresión de la enfermedad o aparición de nuevos melanomas. Según el estadio de su melanoma, además de las visitas clínicas, se solicitarán pruebas complementarias (analítica, radiografía, ecografía, TAC, resonancia magnética) para detectar posible progresión de la enfermedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.